martes, 15 de septiembre de 2009

EMMANUEL DORMIDO


El cuerpo es sagrado, TAN sagrado como la luna, con sus fulgores castos y sensuales en suprema UNION SIDERAL. Ni lo uno ni lo otro, las dos cosas. CONTRADICCIÓN DEMASIADO HUMANA.

Devuélvanle al cuerpo lo que pide... antes que se marchite... la tierra es nuestra última amante...

Quieran al cuerpo... (quiéranse, no sean esquizofrénicos) cuídenlo de enfermedades... cuídenlo del sida, cuídenlo de la gripe A, cuídenlo del PAPA y de papá.

LA NATURALEZA ES SABIA. Como un ejército de linfocitos CD4. No existen organimos que nos quieran más.
-

No hay comentarios.: